31 diciembre 2013

Un tiempo....


Eso es lo que necesito, un tiempo, no sé si largo o corto, pero un tiempo, para poder curar mis heridas del corazón...
Yoda, mi Yoda, mi precioso Negri, se marchó el día 9 de noviembre, dejándonos el corazón roto. Se me fué mi cocinero incondicional, mi amigo fiel, mi compañero, él que tanto me ayudó en unos momentos difíciles, se fué. Se fué porque sabía, el gran dolor que me esperaba 2 semanas después.

El día 21 de noviembre, se fué mi papá, mi pilar, mi amigo, mi tesoro más grande, el mejor padre y la mejor persona del mundo, dejándome el corazón destrozado. Le echo tanto de menos, cada día, cada minuto, cada segundo..., aún no me lo creo, pero no está por más que le busque. Pude pasar con él su última noche y sus últimas palabras fueron para mí.... Ya eres libre papá, libre... te quiero tanto papá, tanta, tanto...
Adorabas a Yoda, y me dejasteis el mismo mes, casi a la vez. Ahora estais juntos

Dicen que las cosas malas les pasan a los buenos, y ahora puedo asegurar que es verdad.

Por eso, necesito un tiempo, un tiempo para remendar mi corazón, no curar, porque eso es imposible, pero al menos intentar ponerle parches. Un tiempo para llorar mi pena. Un tiempo para asimilar todo. Un tiempo para estar sola. Un tiempo para exteriorizar lo que siento. Un tiempo para todo.

No sé, si volveré a escribir en el blog, eso el tiempo lo dirá, pero quiero decri que aquí he conocido a gente maravillosa y doy las gracias por ello.

Este año me ha quitado mucho y nunca podré recuperarlo

Un beso Gatuno









Chat gratis